lunes, 14 de septiembre de 2015

ESTELLE Y FREDDIE

Hola a todos.
Sigo mejorando mi manera de escribir las escenas de sexo.
Estoy practicando con personajes a los que quiero mucho. Aquí os traigo otro intento de escribir una escena de sexo, esta vez, de la mano de Freddie y Estelle, los protagonistas de Mía Stella. 

                                  Freddie me susurra al oído lo mucho que me ama.
                                  Dice que le cuesta trabajo creer que haya pasado por todo lo que ha pasado hasta llegar a mí y yo pienso que tiene razón; ha vivido mucho más que yo. Debe de estar cansado de todo.
                                  Freddie no se cansa de besarme en los labios mientras yacemos desnudos en mi cama. Abro mi boca para facilitar el acceso de su lengua al interior.
                                  Mordisquea suavemente los lóbulos de mis orejas.
                                  Me estremezco cuando hace eso.
                                  Me besa en el cuello una y otra vez. Llega a morder mi cuello hablando de mi deliciosa carne.
                                Su voz suena ronca. ¡Amo su voz!
                                Vuelve a besarme con pasión en los labios. Rodeo su cuello con mis brazos y comienzo a devolverle todos los besos que me da. Separa sus labios de mi boca para besarme en los hombros. Llena de besos mis pechos. Desliza su lengua por mi ombligo. Me besa en los muslos. Llega a besarme en las rodillas. Siento que voy a enloquecer cuando me hace que me tumbe boca abajo y me besa en las nalgas.
                               No se puede sentir tanto placer sin estar pecando, pienso en un momento dado, cuando mi mente aún no se ha nublado del todo.



-¿Te está gustando, Estelle?-me pregunta Freddie con la voz entrecortada.
-Sí...-respondo.
                       Casi no puedo hablar.
-Eso es lo que quiero-me sonríe Freddie.
                         Su sonrisa es diabólica. Es cautivadora.
                         No sé qué pensar. Estoy mareada. No está bien lo que estamos haciendo.
                         Freddie vuelve a besarme con intensidad en los labios.
                        Ya no me importa nada más allá de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada