viernes, 6 de septiembre de 2013

UNA CARTA PARA BRIGHID DESDE TEXAS

Hola a todos.
Una vez más, le agradezco de corazón a Tamara que haya pensado en este blog a la hora de entregarme el premio.
Ello me ha dado un impulso y creo que va siendo hora de que este blog se llene de vida. Aunque sea poco a poco.
De momento, voy a subir un fragmento de Un amor prohibido. 
Los O' Hara son un matrimonio irlandés que se establece en un pequeño pueblo de Texas. Allí, echan raíces y tienen tres hijos. Pero el matrimonio resulta ser un fracaso.
Sarah, la esposa, tiene una hermana mayor, Brighid, que vive en Calcuta. A través de las cartas que ambas se escriben, Sarah encuentra cierto consuelo.
Ésta es una de las cartas que Sarah le escribe a Brighid.

                   Las cosas están empezando a irnos mejor, mi querida Brighid.
            Sabes de sobra lo dura que es la vida aquí porque te lo he contado yo. No te voy a decir que estoy arrepentida de haberme escapado con Sean. Eso es algo que sabemos las dos. No creo que pueda perdonarle nunca lo que me hizo. A pesar de que sigo cumpliéndole como esposa.
            Ya no me cuesta tanto trabajo ordeñar a la vaca como me costaba antes. Ya no se me quema el pan que hago. Sean tiene la cabeza llena de sueños. Algunos de esos sueños me parecen completos disparates. Habla de llegar a tener el rancho con más extensiones de todo el país. Y de tener más cabeza de ganado que nadie. Está loco.
            Sean se ocupa de los niños. Caza búfalos para que podamos comer. Personalmente, no me gusta comer carne de búfalo. Tiene un sabor desagradable. Pero no nos queda más remedio que comerla. Aunque no queramos. Otras veces, caza liebres y las trae a casa. Nuestra criada, Consuela, es la que las cocina. A los niños les gusta más la carne de liebre. Mi Livie es la más salvaje de todos. Es la única niña de tres hermanos. Tyler y Dillon son más tranquilos.
            Miro a mi hija y me preocupo. Livie se parece demasiado a mí.
            Tengo miedo de que pueda sufrir tanto como sufrí yo. Ruego a Dios que Víctor sea tan tranquilo como lo son mi Dillon y mi Tyler. El carácter apasionado puede traer sufrimiento en una persona.
            Ya no soy tan apasionada, Brighid. 
            Han apagado el fuego que llevaba dentro.
             Me miro muchas veces en el espejo. Siento que no soy la misma Sarah que era cuando me fugué con Sean. Soy una mujer vieja y amargada. Estoy rota por dentro. Mi matrimonio es un completo fracaso. 
            No quiero culpar a Sean de nada. Él es mi marido. Para mi desgracia, una parte de mí lo sigue queriendo. Es el padre de mis hijos. Y, además, yo huí voluntariamente con él.
            Quiero pensar que esto es el inicio de algo nuevo. De algo mucho mejor para nosotros…Pero tengo mis dudas al respecto, mi querida Brighid. Y tengo, además, mucho miedo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada