lunes, 21 de julio de 2014

FRAGMENTO DE "HISTORIA DE DOS HERMANAS"

Hola a todos.
Hoy, os traigo un nuevo fragmento de mi novela Historia de dos hermanas. 
En este caso, Joseph recibe una carta de lady Deborah, quien fue la institutriz de Selene (la primera esposa de Joseph) antes de casarse con su padre adoptivo.
La carta que le escribe Déborah es bastante emotiva.

                                      Mi querido Joseph:

                                     Espero de corazón que tanto Víctor como tú esteis bien. Mi pequeño siempre está alegre. Procura que mantenga siempre esa alegría, Joseph. Tu madre me ha escrito. 
                                   Dice que quiere que vuelvas a casarte. Yo no lo veo mal. Al contrario...Deseo que seas feliz. 
                                   Mi Selene, por desgracia, ya no está. Y debes de mirar también por ti. Sufriste mucho cuando mi Selene murió en tus brazos. 
                                Yo estuve a tu lado en ese momento tan duro y cruel. Me consta que tu amor por mi Selene fue real. Como reales fueron también las lágrimas que vertiste cuando la enterramos. Yo pienso que mi niña está con Dios. Y ese pensamiento me consuela. Porque está en un lugar mucho mejor. 
                                Pero tú estás vivo, Joseph. 
                                Tienes derecho a rehacer tu vida. Tienes derecho a volver a enamorarte. 
                                Tu madre me ha escrito hablándome una joven de cabello de color caoba que desea que se convierta en tu esposa. Se llama Sarah y opina que hace de contrapeso con su desparpajo contigo. Siempre has sido muy serio. 
                                   Podría ser una buena idea. Pero no es tu madre la que se va a casar con esa joven. Eres tú el que tiene que decidir con quien se va a casar. En el corazón de una persona no puede mandar nadie. 
                                   También me has escrito tú. Me has hablado de una joven de cabello de color rubio que ha llegado a tu vida. Me hablas más de esa joven que de la señorita Sarah. 
                                   He estado casada, mi querido Joseph. Sé lo que eso significa. Mi matrimonio fue por amor. 
                                    Estás enamorado de esa joven rubia. ¿Verdad que no me equivoco? 
                                   En tu corazón, ya has tomado una decisión. Mantente fiel a esa decisión. Fuiste fiel a mi pequeña Selene hasta el último día de tu vida. Mi querido esposo fue muy valiente cuando su primera mujer y él decidieron adoptarla. Un aristócrata inglés se hace cargo de una niña hindú. Dio mucho de qué hablar. Pero a mí no me importó convertir a Selene en la hija que nunca tuve. Dios no me ha dado hijos. Pero sí me ha dado a Selene. 
                                  Háblale a mi pequeño Víctor de cómo era su madre. Dile que lo quería mucho. Y piensa también en ti, mi querido Joseph. 
                                Tienes derecho a ser feliz. Tienes derecho a volver a amar. 
                                No pienses en la opinión de los demás. Sólo piensa en lo que tu corazón siente. 
                                Sabes que siempre estaré a tu lado para apoyarte. 

 Lady Deborah.

Hay que decir que Selene, la esposa de Joseph y madre de Víctor, fue adoptada por un matrimonio de aristócratas ingleses cuando era muy pequeña.
Es una idea que se me ocurrió hace algún tiempo.
Lady Deborah fue la institutriz de Selene y, más adelante, se convirtió en la segunda esposa del padre adoptivo de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada